¡Pide tu vela personalizada!

DSCN6589Hoy os quiero hablar de uno de las facetas más maravillosas del mundo esotérico, y que casi todos hemos usado alguna vez en nuestra vida: las velas.

Casi todos en alguna ocasión hemos encendido una vela para celebrar nuestro cumpleaños, o nuestro aniversario de boda, e incluso los más osados las usamos para practicar la Magia cada día, y por eso es importante saber con qué materiales estamos trabajando y cerciorarnos de que son los más adecuados.

Dejando de lado todas las cuestiones festivas y/o eróticas que comportan las velas, voy a centrarme en sus usos mágico-esotéricos. Esta primera distinción la hago porque no todas las velas se usan con fines mágicos, sino que también podemos usar velas para adivinación, meditación, mediumnidad o incluso como mancia, y es importante usar los mejores productos a tu disposición.

Para ello, primero nos centraremos en lo que forma esencialmente una vela: la cera.

Permitidme que me ponga en plan profesor Popsnuggle para explicar lo que es una cera. Las ceras son ésteres de los ácidos grasos conDSCN6591 alcoholes de peso molecular elevado, es decir, son moléculas que se obtienen por esterificación, reacción química entre un ácido carboxílico y un alcohol, que en el caso de las ceras se produce entre un ácido graso y un alcohol monovalente lineal de cadena larga. La temperatura de fusión de la cera es de por encima de 45°C formando un líquido de baja viscosidad. Son sustancias insolubles en agua pero solubles en disolventes no polares, orgánicos. Todas las ceras son compuestos orgánicos, tanto sintéticos y de origen natural. Vamos, para entendernos todos, la cera no es más que el producto final de la reacción química entre un ácido graso y un alcohol.

Tradicionalmente, las velas se han fabricado con cera de abejas, a ser posible virgen, pero hoy en día tenemos diferentes productos en el mercado que nos pueden servir de igual forma e incluso nos permiten jugar con colores y aromas que, permítanme el snobismo, no me atrevería a usar con la cera de abejas. Enumeraremos por tanto los diferentes productos que podemos usar:

1. Cera de abejas

2. Parafina

3. Cera de carnaúba

5. Cera de Soja.

6. Estearina de palma.

Foto Velas 1La cera de abejas, como su propio nombre indica, la crean esos maravillosos seres a los que les debemos más de lo que nos imaginamos, y no me refiero a la miel precisamente. Se dice que si las abejas se extinguieran, el 90% de las especies vegetales se extinguirían con ellas. Así que, una recomendación: la próxima vez que os crucéis con una abeja, dejadla pasar. Esta cera se obtiene de los panales, donde las obreras construyen las celdas con este material para guardar comida y las nuevas generaciones de Mayas. En el mercado podemos encontrar dos tipos de cera de abejas: la virgen y la refinada. La primera siempre es amarilla y no ha pasado por ningún proceso de limpiado, por lo que puede contener restos o impurezas, pero es de una calidad extra. La segunda se puede encontrar tanto en color amarillo como blanco, y se usa de la misma manera que la primera.

La parafina ha sido, a mi juicio, la gran revolución en el mundo de la confección de velas. Es mucho más barata que la cera, tiene distintos puntos de fusión, con lo que podemos hacer velas de diferentes tipos y durezas, y al ser incolora se puede teñir con cualquier color sin problemas. En un principio las parafinas provenían del petróleo y el carbón, pero últimamente se han comenzado a comercializar parafinas de origen vegetal que tienen mucho mejor resultado que las petrolíferas. Hay que tener precaución a la hora de manipular este compuesto, ya que tiene una capacidad bárbara de conservación térmica, y te puede hacer una gran quemadura.

La cera de carnaúba es probablemente la cera vegetal con mayores usos industriales. Proviene de una palma endémica (Copernicia prunifera) de la región noroeste del Brasil, donde se le llama también “árbol de la vida”. Es la cera natural con el punto de fusión más alto (entre 75 y 85 ºC), y se usa tanto para abrillantar y alargar la vida de muchos vegetales, como para la confección de betunes, ceras para automóviles, cremas y cosméticos, etc. Como tiene un punto de fusión tan alto, es ideal para hacer velas con un toque rústico. El inconveniente es su elevado precio en el mercado.

La cera de soja es un producto que se ha puesto muy de moda últimamente, sobre todo para hacer velas de masaje, ya que no irrita la piel comoFoto Velas otras ceras. Se obtiene de la prensa de las habas de soja separando la parte líquida de la sólida, y después hidrogenando el líquido a una temperatura de entre 140 y 225 ºC hasta obtener una cera moldeable y solidificable. Es una cera muy moldeable, de fácil fundido y manejo, pero es carísima. Además, la parafina vegetal tiene unas características muy parecidas a esta cera y es mucho más barata.

La estearina de palma, o ácido esteárico, no es una cera en sí misma, sino que es más bien un aditivo que ayuda a endurecer la parafina y hacer que ésta dure más. La estearina se obtiene de la parte carnosa de los frutos de la palma aceitera que, tras procesarlos y separarla de la oleína (aceite de palma comestible), se convierte en una cera muy nutritiva que se usa especialmente en cosmética. Cuando se mezcla con la parafina, la dota de mayor dureza y durabilidad, pero a cambio clarea el color y opaca la mezcla. Es recomendable usar un 5% de estearina en los preparados de parafina para que ésta rinda más.

Hasta aquí, la cuestión de las ceras. Pero ¿y los pabilos? Pues tenemos en el mercado diferentes tipos de mecha que nos pueden servir bien. Hay que tener en cuenta que el grosor de la mecha tiene que ir en consonancia con el grosor de la vela. Si se pone una mecha muy fina en una vela muy gruesa, sólo consumirá la parte interior de la vela, mientras que si se hace al contrario nuestras velas no durarán nada.

Con respecto a los colorantes y los aromas, en el mercado existen diferentes variedades que se pueden usar sin problemas. Los colorantes normalmente son con base de anilina, y se disuelven en la cera líquida, dando una intensidad de color mayor o menor dependiendo de la cantidad que se añada. Los hay en barra, en perlas, en pasta y en polvo. Yo personalmente, si voy a usar colorantes de anilina, prefiero los que vienen en perlas, porque así uso la cantidad exacta y no malgasto producto, ya que no son baratos. Los aromas son bases oleaginosas aromáticas que dotan a nuestras velas del olor que queremos. Normalmente suelen ser aromas artificiales, pero se puede usar aceite esencial o una tintura natural.

Vela cuerpo-mente-espírituYo, personalmente, en esto de los colorantes y los aromas soy bastante tiquismiquis, y suelo usar productos naturales siempre que puedo. Así, por ejemplo, para obtener un bonito color amarillo uso cúrcuma, para el naranja achiote, para el rojo carmín, para el verde espirulina, para el azul lombarda, para el violeta remolacha y para el negro saúco. El blanco, sintiéndolo mucho, tiene que ser mineral. No hay ningún colorante blanco de origen vegetal. Es imporante usar el producto en un polvo lo más fino posible, a fin de que tiña bien. También se pueden usar colorantes alimenticios si éstos se diluyen bien en grasa.  Con los aromas, me pasa algo parecido. Prefiero usar aceites esenciales puros y naturales. Su aroma es más profundo y cunden mucho más.

Espero que os haya gustado este repaso de las velas. En breve, colgaré unos vídeos donde me veréis hacerlas, para que no os quede ninguna duda. Mientras tanto, recordaros que mis velas están a la venta y a tu disposición en el 971 140 945 o escribiendo un correo a la dirección eltarotdeluciano@gmail.com.

Que la Diosa y el Dios os colmen de bendiciones, os den luz y os protejan en este camino que es la vida.

Anuncios

Nueva andadura en solitario

Bueno, queridos amigos, después de muchas aventuras en donde me embarqué en diversos proyectos de los que he aprendido mucho, y a los que agradezco profundamente toda la experiencia adquirida, ha llegado el momento de alzar las alas y levantar el vuelo en solitario.

Para ello, y dentro de mi propia reorganización personal, en breve comenzaré a hacer las cosas que siempre había querido, y que por cuestiones ajenas a mí no pude. Os iré colgando vídeos donde hablaremos de temas interesantes, entrevistas con otros profesionales y hablaremos no sólo de artes adivinatorias, sino de cultura, ciencia, metafísica, y parapsicología, todo ello desde un punto de vista racional, crítico y comprensible para todos. Quienes nos dedicamos a las artes adivinatorias somos algo más que simples echadores de cartas.

Por supuesto, mi consulta continuará abierta, y podréis contactar conmigo en el 806 499 955 o bien en el 971 099 216, donde podréis seguir preguntando todo aquello que queráis. Recuerda que si vives fuera de España debes marcar el 00 34 antes del 971 099 216.

Os seguiré informando de todos los cambios.

Que la Diosa y el Dios os colmen de bendiciones.
Luciano de los Ángeles.
 

Cartel Promocional Luciano 2014 1

Nueva andadura televisiva en Futuro TV

Hola, amigos y amigas.

Hoy quiero daros la noticia de que desde esta semana formo parte del grupo de profesionales del canal Futuro TV, un canal con el mejor elenco de profesionales de todas la televisión nacional. Expertos en Tarot, Astrología, clarividencia, mediumnidad, Magia y muchas otras disciplinas que iremos descubriendo día a día. ¿Por qué Futuro TV es diferente del resto de canales? Porque está creado, administrado y gestionado por profesionales del sector, sin injerencias de personas ajenas a la profesión que no conocen este mundo. Por tanto, te encontrarás con un lugar donde se te escucha y se te valora como lo que eres.

¿Quieres hablar conmigo? Lo tienes muy fácil. Marca el número 806 474 084 extensión 117 y hablarás conmigo en riguroso directo.

Visita www.futuro.tv para ver la parrilla de emisión, y así elegir el profesional que más te guste o que más se adecue a tus necesidades. ¿A qué esperas?

Cartel Luciano Futuro

Promoción 2×1, con Belén Francés Y Luciano de los Ángeles, Difuntos/Samhain

 

 

Festividades Paganas: Samhain

Samhain es la festividad más importante del período pagano que dominó Europa hasta la imposición del cristianismo. Se tiene constancia de que esta festividad se celebraba, al menos, hace más de 3.000 años en el mundo celta europeo, el cual como sabemos se extendió desde Portugal a Turquía, y que fue adquirida primero por Roma y sus provincias, y después por la Iglesia Católica, reconvirtiéndola en la festividad de Todos los Santos. Es, porsamhain_1 tanto, una de las pocas festividades que han tenido una continuidad a lo largo de los siglos sin pervertirse demasiado su origen.

Con esta festividad se cierra el ciclo de Fiestas de la Cosecha comenzado en Lughnasad, y se le considera como el Año Nuevo Celta , el cual comenzaba en la estación oscura. De hecho, la palabra “samhain”, vocablo gaélico, significa literalmente “final del verano”.

Samhain es, además, un Sabbat Mayor, y quizás la fiesta más importante de las ocho que componen la Rueda del Año, ya que no sólo representa el final de la rueda, y por consiguiente la muerte del Dios en espera de su renacimiento en Yule, sino que como hemos dicho anteriormente, representa el comienzo del nuevo ciclo.

Se celebra en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, aunque otras tradiciones, como la druídica, lo trasladan hacia el 5 de noviembre, es decir, el punto medio entre equinoccio de otoño y solsticio de invierno. Para los druidas, la celebración de Samhain se prolongaba durante una semana, y acababa con la “fiesta de los espíritus”, en donde a modo de médiums los druidas conectaban con sus ancestros para pedirles consejo sobre si su camino era el correcto. Para ello conectaban con el plano astral, lugar donde no hay ni hambre ni dolor, y donde los espíritus descansan en paz. Este concepto, como tantísimos otros, lo tomaría después la Iglesia Católica para definir el Cielo.

Como fuera que esta tradición estaba muy arraigada en toda Europa, la Iglesia Católica decidió, mediante el papa Bonifacio IV en el año 615, profanar el Panteón de Roma, templo dedicado a todos los dioses romanos, y consagrarlo a Todos los Santos, cuya celebración sería el 1 de noviembre a partir de 741 (con Gregorio III en la silla de Pedro), de tal manera que esta nueva “tradición” cristiana suplantaría a la de toda la vida, y así los paganos europeos no tendrían tanto reparo en abrazar la nueva religión. Además, en el año 840 Gregorio IV declaró la fiesta de culto universal, y por lo tanto una de las grandes festividades dentro del calendario católico. Lógicamente, también pasó a ser festivo la víspera, en donde se celebraba una vigilia vespertina. En Inglaterra esta vigilia se denominó “All Hallow’s Eve”, es decir, “víspera de todos los santos”. De ahí, la pronunciación fue variando hacia “All Hallowed Eve”, después a “All Hallow Een”, para terminar convirtiéndose en “Halloween”.

532px-Coligny-closeupEn las tradiciones celtas el año se dividía en dos partes, la mitad oscura y la mitad clara comenzando la oscura con “Samonios” (lunación de octubre-noviembre) y la clara con Giamonios (lunación de abril-mayo). Se consideraba que el año comenzaba en la mitad oscura, por lo que el comienzo del año se daba durante Samonios. Después, este vocablo celta pasaría por diferentes transformaciones hasta el gaélico “Samhain” que conocemos hoy. La festividad celta se describe como una comunión con los espíritus de los difuntos que en esas fechas tenían permiso para caminar entre los vivos, dando la oportunidad de poder comunicarse con los antepasados muertos. Para ello, se dejaba comida en las puertas para que los muertos se alimentasen. Con el paso del tiempo, esta tradición se convirtió en la actual ida de casa en casa pidiendo caramelos.

Cuando los romanos conquistan gran parte de los territorios celtas, su cultura se vio influenciada por la maquinaria romana y se comenzó a rendir culto a las diosas grecorromanas de las cosechas y la agricultura: Pomona, Ceres y Deméter. También se extiende por todo el territorio el culto a la diosa Hécate, en tanto que patrona del Inframundo, y en algunos lugares incluso se adapta el mito de Eléusis para así adorar a Hades/Plutón y Perséfone/Proserpina.

Era tradición vaciar nabos, y después calabazas siguiendo una tradición irlandesa, para introducir velas en ellos. Hoy esta tradición renace con los movimientos neopaganos y la exportación de Halloween en el siglo XIX desde Irlanda a los Estados Unidos.

Pero si en algún lugar ha quedado intacta la festividad de Samhain, ha sido en Galicia, en donde se conoce como Samaín. Rafael López Loureiro,Cartel-final-verdadero-web maestro de escuela de Cedeira (A Coruña), comenzó a investigar y se dio cuenta de que había muchos lugares de Galicia, León, Zamora y Cáceres donde se rendía un culto con calabazas muy parecido al de las Islas Británicas, y cuya relación con la muerte era muy similar. Su trabajo de investigación queda reflejado en el libro “Caliveras de Melón”. Hoy en día, goza de especial importancia esta festividad en amplias zonas de Galicia como A Coruña, Ferrol, Cedeira, Quiroga, Rivadavia… teniendo esta última una festividad muy importante conocida como “A noite meiga”, en donde la ciudad se llena de fantasmas, brujas y demonios.

Hasta aquí, un breve repaso de la Historia de esta festividad. Ahora nos centraremos en su vertiente Wicca para que podáis celebrarla en condiciones. Recordad, además, que no es tan importante la Diosa y el Dios que vayáis a invocar, sino la liturgia que se siga. Yo, personalmente, rindo culto a Hécate y Cernunnos de forma habitual, pero no es de extrañar que en el altar haya una imagen de Isis, Yemayá, Vesta, Kali, o Freija, mientras que del Dios puede haber una representación de Pan, Apolo, Osiris, Shiva u Odín, por poner algunos ejemplos.

Como hemos dicho, Samhain representa la muerte del Dios para renacer depués en Yule. Es, por lo tanto, un momento mágico en donde los dos mundos se tocan, y es momento de recordar a nuestros seres queridos fallecidos. Representa, además, el ritual de la última cosecha, en donde se recogen tubérculos y hortalizas. Es el tiempo ideal para librarse de las debilidades, y un momento idóneo para la adivinación, sobre todo para saber qué nos espera el año siguiente.

samhain (1)Es el final de la Rueda del Año, y por tanto meditaremos sobre todas las muertes que hayamos sufrido durante este período, tanto físicas como de situaciones, amistades, cosas… El final y el principio son uno en la Rueda del Año, por lo que no se entiende la muerte sin el renacimiento. Momento por tanto idóneo para hacernos los nuevos propósitos.

Se prenderá fuego dentro del caldero, ya que el Dios muere y regresa al vientre de la Diosa (el caldero es una representación del vientre de la Diosa y el fuego es una representación del Dios). Se quemarán papeles previamente escritos de todo aquello que queremos dejar atrás (malos hábitos, resentimientos, etc.). También se prenderá una vela en honor de los espíritus que nos visitan esta noche, por lo cual necesitaremos aceite de pachulí para ungir la vela (blanca de preferencia), así como haber tallado una calabaza para introducir en su interior la vela.

Nos detendremos frente al altar y levanta la varita y decimos:

En esta noche de Samhain señalo tu paso amado Dios del Sol
Hacia las tierras del eterno verano, aguardando tu regreso
También señalo el paso de los que se han ido y se irán después
Oh bendita y amada Diosa eterna, tu que das nacimiento a los caídos
Guía mis pasos en la oscuridad, protégeme y ayúdame a comprender
Tus misterios, enséñame que así como de la oscuridad nace la luz
El ciclo renace eterno y por siempre.

Prendemos el fuego del caldero (una vela morada dentro del caldero puede ser usada en lugar del fuego). Nos sentamos frente a él y tomando el papel donde escribimos todo aquello de lo que nos queremos liberar, miramos fijamente a la llamas, lo leemos en voz alta y después decimos:

Sabia de la Luna menguante, Diosa de la noche estrellada.
Creo este fuego dentro de tu caldero
Para transformar lo que me está atormentando.
Que las energías sean revertidas
¡De oscuridad, luz!, ¡De mal, bien!
¡De muerte a nacimiento!

Si prendimos fuego en el caldero dejaremos caer el papel en él, si estamos usando una vela lo sostendremos en la llama de la vela hasta que se queme. Al quemarse, el mal disminuye, desaparece al ser consumido por los fuegos universales. Debemos sentir y visualizar como todo aquello que nos aqueja se va quemando junto al papel que echamos en el caldero. Nos sentiremos renovados y sólo queda dar las gracias a la Diosa. Las cenizas es recomendable que se entierren, puede ser al día siguiente, ya que será necesario que el caldero se enfríe para poder agarrarlo.

A continuación, vamos a coger la vela blanca y la vamos a ungir con el aceite de pachulí, diciendo:

“Yo consagro esta vela, para que dé luz a los espíritus que nos visitan esta noche”

La introducimos en la calabaza y encendemos con cerrillas de madera mientras decimos:

“Con esta vela y con su luz, yo les doy la bienvenida espíritus en esta noche de Samhain”

Después del ritual, se coloca la calabaza con la vela cerca de una ventana y se la deja arder toda la noche hasta que se consuma.

Ahora es el momento de usar algún método adivinatorio (tarot, runas, bola de cristal, astrología, numerología, gemomancia…)

Una vez terminada la adivinación, proseguiremos con un banquete sencillo dedicando la comida a aquéllos que partieron.

“Ofrezco esta comida en honor de mis ancestros. Su memoria perdura, y sus enseñanzas viven en mí. Benditos fueron en su existencia y benditos son en las Tierras de Eterno Verano.”

Se deja siempre parte de la comida para las almas de los muertos. Después de esto, se hace el agradecimiento al Dios, la Diosa y los Vigías de las Atalayas de los Cuatro Elementos y Puntos Cardinales, y se prosigue con la fiesta.

A continuación, daré unas cuantas pautas para saber cómo se tiene que montar el altar, y qué utensilios son necesarios.

– Se puede usar incienso de Mirra, Copal, o Sándalo. También Pachulí.

– Los colores predominantes serán el negro y el naranja, aunque se puede usar también el blanco, el dorado y el plateado.

– Las bebidas que se usan normalmente son el vino y la cerveza. En algunos lugares, calentadas con especias. A mí me gusta el vino tal cual y por lo tanto lo tomo así.

– Crisantemo, Ajenjo, Manzanas, Peras, Avellano, Cardo, Granadas, todos los granos cosechados, todas las frutas cosechadas, todas las nueces cosechadas, calabaza y/o maíz son las hierbas y hortalizas que pueden usarse para decorar.

– En la comida que preparemos no debe faltar alguno de estos ingredientes: remolachas, nabos, manzanas, maíz, nueces, calabazas, pan de jengibre, pie de calabaza… En México se usa también el “Pan de Muerto”, pero en España no es necesario. También se pueden incluir en la dieta del ritual los Huesos de Santo, tan típicos en España, y que están hechos principalmente de almendra cosechada tras Lughnasad.

– Es tradición dejar un plato de comida fuera de la casa para alimentar a los espíritus, y dejar encendida una vela blanca cerca de una ventana para guiar a los espíritus de regreso a las tierras del Eterno Verano.

Feliz Samhain a todos y que la Diosa y el Dios os colmen de bendiciones. Que así sea.

Sabbats_samhain_altar_by_jess_foxx_quinn-d33vpzb

Festividades paganas: Mabon

Mabon es el nombre usado por los wiccanos y otros grupos paganos para denominar al equinoccio de otoño en el Hemisferio Boreal. Se celebra habitualmente el día 21 de septiembre, mientras que en el Hemisferio Austral corresponde al 21 de marzo.

También conocida como ” Tiempo de Cosecha “, ” El Banquete”, ” Día de Acción de Gracias”, o simplemente Equinoccio Otoñal, esta festividad es un ritual para dar gracias por los frutos que la tierra ha concedido y el reconocimiento de la necesidad de compartirlos para asegurar las bendiciones de la Diosa y el Dios durante los meses invernales. El nombre deriva de “Mabon ap Modron”,un personaje de la Mitología Galesa.

Entre los Sabbats , es el segundo de los tres festivales de cosecha , precedido por Lammas y seguido por Samhain.

El nombre de Mabon ha sido recientemente aplicado a los festivales neopaganos del Equinoccio Otoñal; concretamente el término fue inventado por Aidan Kelly y se popularizó en los años 70 como parte de un proyecto de estudios religiosos ( el uso moderno de Litha para el solsticio de Verano también se le atribuye a él). Previamente, en la Wicca Gardneriana el festival simplemente se conocía como ” Equinoccio Otoñal” y una gran mayoría de Neopaganos se refieren a él como tal, o utilizan nombres alternativos como el Neodruidiaco “Alban Elfed”, un término inventado por Iolo Morganwg.

Simbólicamente hablando, y siempre de acuerdo con la creencia wiccana, Mabon es el momento en el que el Dios se está preparando para morir en Samhain, y regresas al vientre de la Diosa, para renacer en Yule. Es, por tanto, el gran viaje de la renovación y el renacimiento. El equinoccio de otoño implica la terminación de las cosechas comenzadas en Lughnasadh, y una vez más el día y la noche duran lo mismo.

La Naturaleza decae y comienza a escasear el alimento, disminuyendo su generosidad, preparándose para el invierno y el descanso que ello supone. De la misma manera, los árboles pierden su follaje y nos invitan a deshacernos de todo lo antiguo y con ello al fin del ciclo, concentrándonos en la vejez y la muerte.

Y es que para renacer, primero hay que morir.

Altar front dark

Durante este Sabbat, el altar se decora con hojas secas, frutos secos, espigas de cereal, bellotas, calabazas y otros frutos propios del otoño. Se viste con colores oscuros, como el color café, el marrón o el verde oscuro, aunque también se puede decorar con colores cálidos como el rojo, el naranja, el dorado o el amarillo. Como bebida principal, se usa el vino tinto, producto de la vendimia que comienza más o menos en estas fechas, y como comida, todo lo relacionado con los granos de segunda cosecha, tales como el trigo, el maíz u otros; también frutas de la época, como las calabazas, los higos o las granadas. El incienso que debe usarse debe ser de maderas, tales como el ciprés, el sándalo, el pino o el enebro.

Es tradición recolectar plantas, frutos y vainas secas durante Mabon que luego serán usadas para trabajos mágicos.

Como cualquier otro Sabbat, se comienza con una larga meditación, con una autolimpieza y la preparación del círculo y el altar, el cual siempre debe mirar al Este. Después, levantaremos el Templo e invocaremos a los Vigilantes de las Atalayas de los Puntos Cardinales, comenzando siempre por el Este, y yendo en deosil iremos al Sur, al Oeste, y finalmente al Norte. Después, crearemos el círculo y podremos invocar al Dios y la Diosa. ¡Feliz Mabon a todos!

Por qué un amarre nunca es Magia Blanca

Hoy vamos a tratar uno de esos temas que dentro de la Magia y las Ciencias Ocultas se ponen de moda de vez en cuando: los amarres. 

Últimamente me estoy encontrando con mucha gente que me llama desesperada porque su vida sentimental es un desastre, ya sea porque la persona de la que estaban enamorados/as no les corresponde, ya sea porque de repente todo se ha ido al traste, y en muchas de estas ocasiones me sorprenden explicándome que han ido a tal o cual hechicero/santero/brujo/chamán/lo-que-sea, que tras haberles cobrado un pastizal les ha practicado un amarre para que su pareja no se vaya jamás o bien para que la persona que nos gusta se una a nosotros. La conclusión es evidente: en el cien por cien de los casos la persona “amarrada” termina “despertando” del hechizo y mandando al/la responsable a freír espárragos trigueros, dejando esta actividad un rastro de cadáveres sentimentales mayor que el de cualquier catástrofe mundial. Vamos, que el meteorito que acabó con los dinosaurios hizo menos daño…

amarres

Algo que jamás se debe hacer

Pero para centrarnos, primero definamos qué es un amarre. El amarre es, sencillamente, someter la voluntad de una persona mediante un trabajo, un hechizo o sortilegio, o una invocación para que se “enamore” de nosotros. Para que esto ocurra, lógicamente, se coarta un principio fundamental, que es la libertad de la persona hechizada, ya que no actúa por voluntad propia, sino movida por el poder de la magia.

Durante cierto tiempo esta práctica estuvo algo olvidada en los círculos españoles, pero con la llegada de tanto santero, chamán y “profesor”, sobre todo de América Latina y África, es decir, con la llegada de personas provenientes de culturas un poquito más machistas que la nuestra (no mucho más, dicho sea de paso), y por qué no decirlo, menos desarrolladas socioeconómicamente, los amarres se han vuelto a poner de moda en toda la Piel de Toro, y así nos podemos encontrar con miles de anuncios que, sin pudor ninguno, anuncian el mejor y más efectivo amarre para conservar a tu pareja o atraer a quien te guste, cuando no amarres sexuales (que telita…), o cosas más almodovarianas del tipo “arrebátale el novio a tu amiga, tíralo a la basura después de usarlo y échale sal en la herida a tu amiga para que le escueza”, etc, muchos de ellos usando prácticas mágicas ancestrales en donde tienen un especial protagonismo la sangre, los animales, incluso el semen humano… No es difícil darse una vuelta por la red y encontrar recetarios completos que te indican cómo hacer esta peligrosísima técnica en tu casa, y como si de un “móntelo usted mismo” se tratara, te explican cosas tan escatológicas como que con la sangre menstrual, semen y alguna cosa más, el muchachito en cuestión no se te escapa jamás, especificando, eso sí, que este trabajo “sólo funciona de mujeres hacia hombres”. Vamos, que si eres gay, mejor ni lo intentes porque como que no te va a salir. Hasta en esto, insisto, machista y retrógado.

Claro, para que este fenómeno se dé, tiene que haber una demanda que satisfaga la oferta, esto es, tiene que haber personas que, ya sea porque están desequilibradas, ya sea porque son el colmo del egoísmo, o simplemente porque la sociedad actual ha creado millones de personas que se sienten solas rodeadas de un montón de gente y la soledad es muy dolorosa y difícil de llevar en muchos casos, recurran a estas prácticas como último recurso ante su desesperación. Esto, al menos, fue el germen de lo que hoy nos encontramos. Con el paso del tiempo nos hemos permitido dejar en manos de la Magia cosas que nos corresponde a nosotros solucionar y lidiar, es decir, hasta para hablar con el marido/mujer nos hemos vuelto cómodos y preferimos que alguien nos solucione nuestras carencias, en lugar de trabajarnos la relación cada día, o lo más importante, comunicarnos con nuestra pareja mostrando comprensión y apoyo. Y además, como tenemos tanto miedo a la soledad, preferimos continuar al lado de un penco con lunares porque te hace bonito en el salón, en lugar de reconocer que muchas veces vale más estar solo/a que mal acompañado/a. Y lo digo así porque esto no sólo es cosa de mujeres; los hombres estamos tan desequilibrados o más que nuestras compañeras las féminas, y acudimos raudos a madame Flúflú para que nos garantice que nuestra mujer nos va a seguir lavando los calzoncillos hasta que la muerte nos separe por un módico precio y la condenación de nuestra alma. Total, los calzoncillos limpios los necesitamos para esta vida, en la otra ya veremos cómo nos lo montamos. Por último, nos encontramos con aquel grupo de personas que, ante la huida del marido/mujer como alma que lleva el Diablo, lo achacan a que “alguien” le ha hecho un amarre, generalmente una mujer/hombre cañón, comprensivo/a, bien cuidada/o, y con la vida resuelta. Evidentemente, es mucho más fácil echarle la culpa a la Magia que a las lorzas que invaden el tálamo nupcial cada noche, la alitosis o aerofagia insoportables, la Orquesta Sinfónica de Ronquilandia en sesión continua, o la indolencia, la indiferencia, y la falta de tacto con la que hemos prodigado a nuestra pareja durante años, lustros o incluso décadas.  Con esto, lógicamente, no quiero decir que todas las personas que han sido abandonadas tengan la culpa, o que no haya casos concretos en donde sí haya habido intervención mágica que ha promovido la ruptura. Ni mucho menos. Me refiero sólo a aquellas personas que no se han parado a pensar por qué su relación se ha roto, y que desde un primer momento se han decantado por la solución mágica como la más posible… En estos casos, la de relaciones que se habrían salvado con un poco de rimmel o menos barriga cervecera…

Este no debió atender cuando estudiaba. A los muertos no se les profana, y menos para hacer Magia Negra.

Este no debió atender cuando estudiaba. A los muertos no se les profana, y menos para hacer Magia Negra.

Pero vamos a lo realmente importante, que es cómo nos enfrentamos los profesionales de la Magia a esta situación. Para cualquier tradición cultural, sea de donde sea, la anulación de la libertad y el libre albedrío corresponde a un acto netamente negativo, y es lo que se suele conocer como Magia Negra. De hecho, en muchos de los rituales se suele invocar a un Bajo Astral o similar que es el artífice del hechizo. Si además se usan fluidos corporales, tejidos, pelo… de otra persona para hechizarla, mucho más. No hace mucho, en un grupo de Facebook, tenía una discusión con alguien que defendía que estas prácticas correspondían a la “Magia Roja”, que no es más que aquella magia en donde tiene preponderancia el uso de sangre y tejidos. Y es verdad, yo mismo estoy iniciado en Magia Roja. Lo que olvidaba nuestro amigo es que cuando los tejidos, la sangre o los fluidos usados no son los propios, sino de otra persona y además sin su consentimiento, esa Magia Roja comienza a oscurecerse hasta convertirse en Negra. Pero bueno, hasta aquí, podemos entender que algunos profesionales no han prestado mucha atención cuando sus maestros les enseñaban o no han entendido muy bien el libro que han leído. Malos estudiantes hay en todas partes. Lo peligroso es cuando te lo disfrazan de Magia Blanca, cuando te dicen “no, no hay problema, porque si la persona no tiene sentimientos hacia ti, no funciona”. Cuidado. Si tú, pobre mortal que precisas del uso de la Magia y un profesional que la canalice, oyes esto de cualquier persona, huye. Pero como el gato del agua hirviendo. Si la persona tiene sentimientos hacia ti, no hace falta doblegar su voluntad. Basta con “animar” un poco la situación para que esa persona, libremente, dé el paso definitivo. Y para eso se pueden hacer endulzamientos, filtros de amor, colonias de amor, rituales de seducción, y por supuesto, poner algo de nuestra parta para que se nos vea irresistibles.  Esto es Magia Blanca. Lo otro implica meternos en una espiral que al final nos hará sufrir. Y mucho.

Seguro que todos los que leéis este artículo entendéis qué es el karma, así que no voy a pararme en explicarlo. Lo que sí diré es que en todas las tradiciones mágicas del Mundo, todo lo que hacemos tiene consecuencias. Incluso la Física dice que toda acción conlleva una reacción. Por lo tanto, hay que pensar muy bien que si lanzamos un sortilegio contra alguien para someterlo a nuestra voluntad, tarde o temprano el Universo nos lo cobrará. En la Wicca, esta Ley se llama la Ley del Tres veces Tres, que implica que todo lo que hagamos nos será devuelto multiplicado por tres. Por este motivo, druidas y wiccanos nos cuidamos muy mucho de hacer las cosas mal, porque sabemos que tarde o temprano tendremos que pasar por caja y saldar nuestras deudas. Imaginemos, por tanto, de qué manera vamos a pagar los efectos de un amarre sobre otra persona. En muchos casos, el daño causado es tal que no sólo lo pagamos hasta el día de nuestra muerte, sino que quizás en nuestra siguiente vida, a modo de karma, sigamos pagando el mal realizado. Y que nadie se confunda, este mal lo pagan ambas personas, tanto quien lo solicitó como quien lo hizo. Llegado a este punto, son

Ni ella se atrevió a usar la Magia con su marido.

Ni ella se atrevió a usar la Magia con su marido.

muchas las personas que, como dije más arriba, acuden a mi consulta compungidas, contritas de dolor, arrepentidas hasta el alma, implorando que por favor se les libre de los efectos perniciosos, que se les limpie del amarre que han hecho, y es cuando, muy a mi pesar, me tengo que poner serio y, con todo el cariño del mundo y toda la comprensión que soy capaz de dar, explicar que, desgraciadamente, nos merecemos el castigo, y tenemos que pagarlo, porque aquí quien manda es el Universo.

Pero ¿qué pasa con el otro lado, con las personas que han sido víctimas de un amarre? Pues lo que ocurre es que, cuando son hechizados y pierden su voluntad, con ésta pierden también su autonomía, y pierden la capacidad de ser felices, cayendo muchos de ellos en verdaderas crisis depresivas que pueden acabar, y lo digo muy en serio, incluso en la muerte del sujeto. Limpiar un amarre, como limpiar cualquier Magia Negra que nos hayan lanzado, es muy difícil, los maleficios no se rompen haciendo el mamarracho en un plató de televisión y decretando no sé qué tonterías sin sentido, a distancia o sin tener todos los datos de la persona. Un maleficio se rompe in situ, y haciendo rituales muy complicados. En muchos casos, desgraciadamente, el amarre es tan fuerte que es prácticamente imposible quitarlo, y por este motivo muchas veces nos encontramos con personas que van de un lado a otro visitando chamanes, druidas, brujas, hechiceros, santeras, y terminan gastándose un dineral sin que nadie sea capaz de liberarlos. Sólo cuando consiguen liberarse de esa cárcel en vida, comienzan a respirar otra vez.

¿Cómo sabemos si nos han hecho un amarre? Hay varios síntomas:

  1. El más evidente, es la atracción inexplicable hacia una persona que nunca nos gustó, o con la que no habíamos pensado nunca en forma de relación amorosa.
  2. Incapacidad, sobre todo en los amarres sexuales muy del gusto de la santería, en donde se usan cosas como el Polvo Ven a mí, Polvo Dominación, o Polvo Con Nadie Más Estarás, entre otras cosas, de mantener relaciones sexuales con tu pareja actual o con cualquier otra persona.
  3. Dolor de cabeza intenso y constante.
  4. Dolor de huesos, y en general, malestar generalizado.
  5. Sensación de pesadez y abatimiento.
  6. Cambios muy drásticos de humor sin motivo aparente
  7. Profundos deseos de alejarse de la persona que ha lanzado el hechizo sin llegar a lograrlo.

Si cualquiera de los que nos lee tiene estos síntomas, sobre todo los síntomas 1, 3 y 7, que acuda urgentemente a un profesional que le ayude a quitarse este amarre de encima, porque cuanto más tiempo pase, como con los tumores, más difícil será extirparlo. El resto de síntomas son generales a todos los maleficios, así que si los tienes, de igual manera te recomiendo la visita a un profesional.

Por lo tanto, amigo/a lector/a que has tenido el detalle de pararte en este humilde blog, si estás enamorada/o de alguien y esa persona no te hace demasiado caso, no recurras a doblegar su voluntad. Usa tus armas de ser humano, que la tienes, y si consigues que esa persona se fije en ti, entonces podremos hacer algo para que la llama se avive, pero siempre desde la libertad y el respeto hacia las decisiones de los demás.

Que la Diosa os colme de bendiciones.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: