Nueva andadura en solitario

Bueno, queridos amigos, después de muchas aventuras en donde me embarqué en diversos proyectos de los que he aprendido mucho, y a los que agradezco profundamente toda la experiencia adquirida, ha llegado el momento de alzar las alas y levantar el vuelo en solitario.

Para ello, y dentro de mi propia reorganización personal, en breve comenzaré a hacer las cosas que siempre había querido, y que por cuestiones ajenas a mí no pude. Os iré colgando vídeos donde hablaremos de temas interesantes, entrevistas con otros profesionales y hablaremos no sólo de artes adivinatorias, sino de cultura, ciencia, metafísica, y parapsicología, todo ello desde un punto de vista racional, crítico y comprensible para todos. Quienes nos dedicamos a las artes adivinatorias somos algo más que simples echadores de cartas.

Por supuesto, mi consulta continuará abierta, y podréis contactar conmigo en el 806 499 955 o bien en el 971 099 216, donde podréis seguir preguntando todo aquello que queráis. Recuerda que si vives fuera de España debes marcar el 00 34 antes del 971 099 216.

Os seguiré informando de todos los cambios.

Que la Diosa y el Dios os colmen de bendiciones.
Luciano de los Ángeles.
 

Cartel Promocional Luciano 2014 1

Por qué un amarre nunca es Magia Blanca

Hoy vamos a tratar uno de esos temas que dentro de la Magia y las Ciencias Ocultas se ponen de moda de vez en cuando: los amarres. 

Últimamente me estoy encontrando con mucha gente que me llama desesperada porque su vida sentimental es un desastre, ya sea porque la persona de la que estaban enamorados/as no les corresponde, ya sea porque de repente todo se ha ido al traste, y en muchas de estas ocasiones me sorprenden explicándome que han ido a tal o cual hechicero/santero/brujo/chamán/lo-que-sea, que tras haberles cobrado un pastizal les ha practicado un amarre para que su pareja no se vaya jamás o bien para que la persona que nos gusta se una a nosotros. La conclusión es evidente: en el cien por cien de los casos la persona “amarrada” termina “despertando” del hechizo y mandando al/la responsable a freír espárragos trigueros, dejando esta actividad un rastro de cadáveres sentimentales mayor que el de cualquier catástrofe mundial. Vamos, que el meteorito que acabó con los dinosaurios hizo menos daño…

amarres

Algo que jamás se debe hacer

Pero para centrarnos, primero definamos qué es un amarre. El amarre es, sencillamente, someter la voluntad de una persona mediante un trabajo, un hechizo o sortilegio, o una invocación para que se “enamore” de nosotros. Para que esto ocurra, lógicamente, se coarta un principio fundamental, que es la libertad de la persona hechizada, ya que no actúa por voluntad propia, sino movida por el poder de la magia.

Durante cierto tiempo esta práctica estuvo algo olvidada en los círculos españoles, pero con la llegada de tanto santero, chamán y “profesor”, sobre todo de América Latina y África, es decir, con la llegada de personas provenientes de culturas un poquito más machistas que la nuestra (no mucho más, dicho sea de paso), y por qué no decirlo, menos desarrolladas socioeconómicamente, los amarres se han vuelto a poner de moda en toda la Piel de Toro, y así nos podemos encontrar con miles de anuncios que, sin pudor ninguno, anuncian el mejor y más efectivo amarre para conservar a tu pareja o atraer a quien te guste, cuando no amarres sexuales (que telita…), o cosas más almodovarianas del tipo “arrebátale el novio a tu amiga, tíralo a la basura después de usarlo y échale sal en la herida a tu amiga para que le escueza”, etc, muchos de ellos usando prácticas mágicas ancestrales en donde tienen un especial protagonismo la sangre, los animales, incluso el semen humano… No es difícil darse una vuelta por la red y encontrar recetarios completos que te indican cómo hacer esta peligrosísima técnica en tu casa, y como si de un “móntelo usted mismo” se tratara, te explican cosas tan escatológicas como que con la sangre menstrual, semen y alguna cosa más, el muchachito en cuestión no se te escapa jamás, especificando, eso sí, que este trabajo “sólo funciona de mujeres hacia hombres”. Vamos, que si eres gay, mejor ni lo intentes porque como que no te va a salir. Hasta en esto, insisto, machista y retrógado.

Claro, para que este fenómeno se dé, tiene que haber una demanda que satisfaga la oferta, esto es, tiene que haber personas que, ya sea porque están desequilibradas, ya sea porque son el colmo del egoísmo, o simplemente porque la sociedad actual ha creado millones de personas que se sienten solas rodeadas de un montón de gente y la soledad es muy dolorosa y difícil de llevar en muchos casos, recurran a estas prácticas como último recurso ante su desesperación. Esto, al menos, fue el germen de lo que hoy nos encontramos. Con el paso del tiempo nos hemos permitido dejar en manos de la Magia cosas que nos corresponde a nosotros solucionar y lidiar, es decir, hasta para hablar con el marido/mujer nos hemos vuelto cómodos y preferimos que alguien nos solucione nuestras carencias, en lugar de trabajarnos la relación cada día, o lo más importante, comunicarnos con nuestra pareja mostrando comprensión y apoyo. Y además, como tenemos tanto miedo a la soledad, preferimos continuar al lado de un penco con lunares porque te hace bonito en el salón, en lugar de reconocer que muchas veces vale más estar solo/a que mal acompañado/a. Y lo digo así porque esto no sólo es cosa de mujeres; los hombres estamos tan desequilibrados o más que nuestras compañeras las féminas, y acudimos raudos a madame Flúflú para que nos garantice que nuestra mujer nos va a seguir lavando los calzoncillos hasta que la muerte nos separe por un módico precio y la condenación de nuestra alma. Total, los calzoncillos limpios los necesitamos para esta vida, en la otra ya veremos cómo nos lo montamos. Por último, nos encontramos con aquel grupo de personas que, ante la huida del marido/mujer como alma que lleva el Diablo, lo achacan a que “alguien” le ha hecho un amarre, generalmente una mujer/hombre cañón, comprensivo/a, bien cuidada/o, y con la vida resuelta. Evidentemente, es mucho más fácil echarle la culpa a la Magia que a las lorzas que invaden el tálamo nupcial cada noche, la alitosis o aerofagia insoportables, la Orquesta Sinfónica de Ronquilandia en sesión continua, o la indolencia, la indiferencia, y la falta de tacto con la que hemos prodigado a nuestra pareja durante años, lustros o incluso décadas.  Con esto, lógicamente, no quiero decir que todas las personas que han sido abandonadas tengan la culpa, o que no haya casos concretos en donde sí haya habido intervención mágica que ha promovido la ruptura. Ni mucho menos. Me refiero sólo a aquellas personas que no se han parado a pensar por qué su relación se ha roto, y que desde un primer momento se han decantado por la solución mágica como la más posible… En estos casos, la de relaciones que se habrían salvado con un poco de rimmel o menos barriga cervecera…

Este no debió atender cuando estudiaba. A los muertos no se les profana, y menos para hacer Magia Negra.

Este no debió atender cuando estudiaba. A los muertos no se les profana, y menos para hacer Magia Negra.

Pero vamos a lo realmente importante, que es cómo nos enfrentamos los profesionales de la Magia a esta situación. Para cualquier tradición cultural, sea de donde sea, la anulación de la libertad y el libre albedrío corresponde a un acto netamente negativo, y es lo que se suele conocer como Magia Negra. De hecho, en muchos de los rituales se suele invocar a un Bajo Astral o similar que es el artífice del hechizo. Si además se usan fluidos corporales, tejidos, pelo… de otra persona para hechizarla, mucho más. No hace mucho, en un grupo de Facebook, tenía una discusión con alguien que defendía que estas prácticas correspondían a la “Magia Roja”, que no es más que aquella magia en donde tiene preponderancia el uso de sangre y tejidos. Y es verdad, yo mismo estoy iniciado en Magia Roja. Lo que olvidaba nuestro amigo es que cuando los tejidos, la sangre o los fluidos usados no son los propios, sino de otra persona y además sin su consentimiento, esa Magia Roja comienza a oscurecerse hasta convertirse en Negra. Pero bueno, hasta aquí, podemos entender que algunos profesionales no han prestado mucha atención cuando sus maestros les enseñaban o no han entendido muy bien el libro que han leído. Malos estudiantes hay en todas partes. Lo peligroso es cuando te lo disfrazan de Magia Blanca, cuando te dicen “no, no hay problema, porque si la persona no tiene sentimientos hacia ti, no funciona”. Cuidado. Si tú, pobre mortal que precisas del uso de la Magia y un profesional que la canalice, oyes esto de cualquier persona, huye. Pero como el gato del agua hirviendo. Si la persona tiene sentimientos hacia ti, no hace falta doblegar su voluntad. Basta con “animar” un poco la situación para que esa persona, libremente, dé el paso definitivo. Y para eso se pueden hacer endulzamientos, filtros de amor, colonias de amor, rituales de seducción, y por supuesto, poner algo de nuestra parta para que se nos vea irresistibles.  Esto es Magia Blanca. Lo otro implica meternos en una espiral que al final nos hará sufrir. Y mucho.

Seguro que todos los que leéis este artículo entendéis qué es el karma, así que no voy a pararme en explicarlo. Lo que sí diré es que en todas las tradiciones mágicas del Mundo, todo lo que hacemos tiene consecuencias. Incluso la Física dice que toda acción conlleva una reacción. Por lo tanto, hay que pensar muy bien que si lanzamos un sortilegio contra alguien para someterlo a nuestra voluntad, tarde o temprano el Universo nos lo cobrará. En la Wicca, esta Ley se llama la Ley del Tres veces Tres, que implica que todo lo que hagamos nos será devuelto multiplicado por tres. Por este motivo, druidas y wiccanos nos cuidamos muy mucho de hacer las cosas mal, porque sabemos que tarde o temprano tendremos que pasar por caja y saldar nuestras deudas. Imaginemos, por tanto, de qué manera vamos a pagar los efectos de un amarre sobre otra persona. En muchos casos, el daño causado es tal que no sólo lo pagamos hasta el día de nuestra muerte, sino que quizás en nuestra siguiente vida, a modo de karma, sigamos pagando el mal realizado. Y que nadie se confunda, este mal lo pagan ambas personas, tanto quien lo solicitó como quien lo hizo. Llegado a este punto, son

Ni ella se atrevió a usar la Magia con su marido.

Ni ella se atrevió a usar la Magia con su marido.

muchas las personas que, como dije más arriba, acuden a mi consulta compungidas, contritas de dolor, arrepentidas hasta el alma, implorando que por favor se les libre de los efectos perniciosos, que se les limpie del amarre que han hecho, y es cuando, muy a mi pesar, me tengo que poner serio y, con todo el cariño del mundo y toda la comprensión que soy capaz de dar, explicar que, desgraciadamente, nos merecemos el castigo, y tenemos que pagarlo, porque aquí quien manda es el Universo.

Pero ¿qué pasa con el otro lado, con las personas que han sido víctimas de un amarre? Pues lo que ocurre es que, cuando son hechizados y pierden su voluntad, con ésta pierden también su autonomía, y pierden la capacidad de ser felices, cayendo muchos de ellos en verdaderas crisis depresivas que pueden acabar, y lo digo muy en serio, incluso en la muerte del sujeto. Limpiar un amarre, como limpiar cualquier Magia Negra que nos hayan lanzado, es muy difícil, los maleficios no se rompen haciendo el mamarracho en un plató de televisión y decretando no sé qué tonterías sin sentido, a distancia o sin tener todos los datos de la persona. Un maleficio se rompe in situ, y haciendo rituales muy complicados. En muchos casos, desgraciadamente, el amarre es tan fuerte que es prácticamente imposible quitarlo, y por este motivo muchas veces nos encontramos con personas que van de un lado a otro visitando chamanes, druidas, brujas, hechiceros, santeras, y terminan gastándose un dineral sin que nadie sea capaz de liberarlos. Sólo cuando consiguen liberarse de esa cárcel en vida, comienzan a respirar otra vez.

¿Cómo sabemos si nos han hecho un amarre? Hay varios síntomas:

  1. El más evidente, es la atracción inexplicable hacia una persona que nunca nos gustó, o con la que no habíamos pensado nunca en forma de relación amorosa.
  2. Incapacidad, sobre todo en los amarres sexuales muy del gusto de la santería, en donde se usan cosas como el Polvo Ven a mí, Polvo Dominación, o Polvo Con Nadie Más Estarás, entre otras cosas, de mantener relaciones sexuales con tu pareja actual o con cualquier otra persona.
  3. Dolor de cabeza intenso y constante.
  4. Dolor de huesos, y en general, malestar generalizado.
  5. Sensación de pesadez y abatimiento.
  6. Cambios muy drásticos de humor sin motivo aparente
  7. Profundos deseos de alejarse de la persona que ha lanzado el hechizo sin llegar a lograrlo.

Si cualquiera de los que nos lee tiene estos síntomas, sobre todo los síntomas 1, 3 y 7, que acuda urgentemente a un profesional que le ayude a quitarse este amarre de encima, porque cuanto más tiempo pase, como con los tumores, más difícil será extirparlo. El resto de síntomas son generales a todos los maleficios, así que si los tienes, de igual manera te recomiendo la visita a un profesional.

Por lo tanto, amigo/a lector/a que has tenido el detalle de pararte en este humilde blog, si estás enamorada/o de alguien y esa persona no te hace demasiado caso, no recurras a doblegar su voluntad. Usa tus armas de ser humano, que la tienes, y si consigues que esa persona se fije en ti, entonces podremos hacer algo para que la llama se avive, pero siempre desde la libertad y el respeto hacia las decisiones de los demás.

Que la Diosa os colme de bendiciones.

Los números de 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 4.400 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 7 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.634 seguidores

%d personas les gusta esto: